Patrimonio Mundial

 

Bienes declarados Patrimonio Mundial. Pirineos - Monte Perdido

Pirineos – Monte Perdido


Aragón
1997
 
1999

Pirineos – Monte Perdido fue incluido en la Lista de Patrimonio Mundial como bien mixto de tipo transfronterizo en 1997, y su ámbito territorial se amplió dos años después. Con un área total de 30.639 hectáreas, este espectacular paisaje montañoso en la frontera franco-española incluye dos Parques Nacionales: el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en la provincia de Huesca y la parte este del Parc National des Pyrénées. Su riqueza natural, unida al paisaje modelado por el hombre constituye un testimonio inestimable del pasado de la sociedad montañesa europea y le valió el reconocimiento de bien a título natural y cultural.

Toda la zona se despliega en torno al macizo calcáreo de Monte Perdido, que alcanza los 3.355 metros de altura y ha sido el escenario de una forma de vida tradicional donde los pastores han llevado a cabo su actividad durante siglos, siendo uno de los factores que ha modelado el paisaje. Esta forma de vida, que estuvo ampliamente extendida en las regiones de alta montaña de Europa, hoy todavía sobrevive en esta parte de los Pirineos.

El macizo de Monte Perdido juega un papel climático e hidrográfico como línea divisoria entre sus dos vertientes: atlántica y húmeda al norte y mediterránea y más seca al sur, y contiene imponentes circos y cañones, como los cañones de Pineta, Añisclo y Ordesa en España, que se encuentran entre los más grandes y profundos de Europa, y los tres célebres circos de Troumouse, de Estaubé y de Gavarnie en la vertiente francesa. Es un ejemplo sobresaliente de las grandes etapas de la historia geológica de la Tierra, así como de los procesos que dan lugar a determinadas formas de su relieve, a destacar la erosión de tipo glaciar, fluvial, kársticas o eólica.

Pirineos – Monte Perdido aparece así como un paisaje escénico excepcional y lleno de contrastes: la extrema aridez de las zonas altas, donde el agua de lluvia y deshielo se filtra por grietas y sumideros, contrasta con los verdes valles cubiertos por bosques y prados, en los que el agua se precipita en forma de espectaculares cascadas y discurre por cañones y barrancos. Alberga más de 2.000 especies de plantas vasculares entre las que encontramos numerosos endemismos como la oreja de oso (Ramonda myconi) y la fauna es especialmente rica incluyendo la presencia del quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) o la del tritón pirenaico (Euproctus asper).

Desde el punto de vista cultural, Pirineos – Monte Perdido es considerado como “un paisaje cultural evolutivo vivo”, en el que las comunidades de ambas vertientes de una misma montaña establecieron una organización social y política basada en la gestión del pastoreo y la paz, mediante “patzerias” o acuerdos que garantizando al mismo tiempo la libre circulación de bienes y personas en torno al Monte Perdido, imprimiéndole así su carácter original y universal

 



Icono de conformidad con el Nivel Doble-A del W3C-WAI. Se abre en ventana nueva Titulares RSS disponibles

© Ministry of Education, Culture and Sport